¿Facilitar a los pobres el acceso al aborto y a la esterilización, no es contribuir a su felicidad?

Los ricos parecen disponer de un misterioso artefacto llamado eudómetro, que permitiría medir la felicidad; su apreciación está basada de hecho en estadísticas relativas al ingreso. A partir de ahí los ricos estiman que la vida de los pobres no tiene sentido porque sólo cuentan con un ingreso débil; entonces - dicen ellos - hay que impedir a los pobres tener hijos. La vida de los pobres valdría la pena si tuvieran acceso al placer y a la riqueza que les ofrece dicho placer. Se les recomienda entonces el aborto y la esterilización, haciéndoles creer que serán menos pobres y que, como recompensa, tendrán acceso al placer

Aún más, lo mismo vale tanto para las naciones como para los individuos: no hay peor humillación para una nación que la esterilización masiva de sus ciudadanos. Esta mutilación viene desgraciada y frecuentemente acompañada de una mentira, ya que se «ofrece», con la excusa de una «ayuda a los países pobres», lo que en las metrópolis se impone a veces como castigo a los condenados por crímenes sexuales.

blint.gif (141 octets) Página siguiente

blint.gif (141 octets) Página anterior "Los aspectos demográficos".

blint.gif (141 octets) Página anterior "Indice de materias".