Algunos se atreven a hablar de una «bomba demográfica» lista para estallar.

A los ojos de los ideólogos de la seguridad demográfica, ser numeroso es ser pobre. Pero la bomba del tercer milenio es la pobreza de los países del Tercer Mundo, no los pobres. Tanto aquí como en todos lados no hay que cometer errores en el diagnóstico ni confundir el efecto con la causa.

a) No se suprimen las causas de la pobreza al esterilizar a los pobres - como tampoco se remedia la enfermedad y las causas de mortalidad aplicando la eutanasia a los enfermos. Para poner remedio a las causas de la pobreza es urgentísimo que todos los niños que nazcan reciban una educación que les permita, al llegar a ser adultos, hacer frente a sus necesidades, y hay que ayudarlos a lograrlo.

b) Sería muy difícil encontrar ejemplos históricos de un desarrollo que fuera el resultado de una caída de la natalidad.

c) En Brasil, de 1960 a 1990 la tasa de fecundidad general, es decir, el número anual de nacimientos relacionado con el número de mujeres en edad de procrear, pasó de 6.3 a 3.13; la tasa de crecimiento demográfico pasó de 2.89% a 1.8%. ¿Puede decirse que esto haya hecho disminuir la pobreza al mismo tiempo?

blint.gif (141 octets) Página siguiente

blint.gif (141 octets) Página anterior "Los aspectos demográficos".

blint.gif (141 octets) Página anterior "Indice de materias".