¿Por su número, no se han convertido los hombres en un perjuicio para el medio ambiente?

Es claro que el hombre tiene una extraordinaria capacidad para destruir el medio ambiente.

a) Si todos los hombres consumieran tanto y tan anárquicamente como los habitantes de los países ricos, el planeta sería rápidamente asado.

b) El incendio de los pozos petroleros, en la región del Golfo, ha probado que esta capacidad destructora puede llegar a la demencia. A plazos, lo que ocurre en la Amazonia no es menos preocupante.

c) Efectos tan desastrosos, aunque en mínima escala, se producen en donde los recursos naturales son explotados según métodos arcaicos, ineficaces, perjudiciales al medio ambiente.

Por el contrario:

a) Los progresos de la agronomía, por ejemplo, prueban felizmente que el hombre tiene también una sorprendente capacidad para tratar correctamente al medio ambiente y a los recursos naturales. Considerando incluso la misma confesión de la FAO, los problemas de alimentación son más problemas de índole política o moral que problemas técnicos.

b) Por añadidura, es la educación y el enriquecimiento de la población lo que permite una regulación de los nacimientos y no a la inversa.

c) En fin, respetar el ecosistema es primero respetar el corazón del medio ambiente, es decir, al ser humano. ¿Cómo respetar a un elefante o a un bebé foca si no se respeta incluso la carne de su propia carne?

Lo que ocurre muy a menudo es que movidos por el apetito desenfrenado del lucro, la gente destruye los equilibrios naturales; luego, con raro cinismo, declara que hay muchos seres humanos en el planeta y que esta «sobrepoblación» contamina el ecosistema. Se saquea la Amazonia y luego se dice que hay mucha gente en Brasil.

canards.gif (6036 octets)

blint.gif (141 octets) Página anterior "Los aspectos demográficos".

blint.gif (141 octets) Página anterior "Indice de materias".