¿Acaso la Iglesia no descuida por completo los problemas demográficos cuando enuncia sus bellos principios relacionados con el desarrollo?

La Iglesia dice que es inadmisible que, en el estudio del desarrollo, se pone de manifiesto la importancia del factor demográfico y que se quiera actuar primero sobre éste sin querer cambiar los otros profundamente. Es inadmisible que estemos menos dispuestos a tocar otros parámetros. ¿Qué parámetros, por ejemplo? Los gastos excesivos para armamentos y burocracias pletóricas; insuficientes para el fomento de los recursos del territorio, la agricultura, la salud; ridículos para la educación. Dejamos a un lado cualquier otra consideración; la guerra del Golfo, por ejemplo, costó mil millones de dólares por día.

blint.gif (141 octets) Página siguiente

blint.gif (141 octets) Página anterior "La Iglesiad y la demografía".

blint.gif (141 octets) Página anterior "Indice de materias".