¿No existe el riesgo de que se reproche a los cristianos de ahora una falta de valor tan lamentable como la que se reprochó a algunos cristianos de ayer?

Llegara el día -y tal vez no tarde mucho- en que se reprochará su silencio o su ceguera a ciertos cristianos, convertidos en aliados objetivos, o incluso cómplices activos, de quienes declararon la guerra a los más débiles. Para ellos, el juicio de la historia será más severo que para los condenados de Nuremberg o para los cristianos a quienes el acre humo de Dachau no llegó a la garganta - precisamente porque a nadie, en adelante, se excusa de ignorar que hubo Nuremberg y que hubo Dachau.

blint.gif (141 octets) Página siguiente

blint.gif (141 octets) Página anterior "La Iglesiad y la natalidad".

blint.gif (141 octets) Página anterior "Indice de materias".