Frente a las técnicas de procreación medicalmente asistida, ¿no es acaso normal que los padres exijan un niño de calidad perfecta?

Es la misma lógica que lleva a acoger al niño sólo si es deseado y a querer a un niño solo si es de «calidad perfecta». En los dos casos, el niño no es querido por si mismo; solo es querido en la medida en que satisface el deseo de la pareja. Si no es deseado, el anuncio de su llegada se opone el deseo de la pareja. Si no es perfecto, el niño anunciado no responde a la expectativa de la pareja.

En los dos casos, la vida del niño queda en suspenso: su vida y su muerte quedan a la entera discreción de quienes lo deseen.

blint.gif (141 octets) Página siguiente

blint.gif (141 octets) Página anterior "El niño no nacido".

blint.gif (141 octets) Página anterior "Indice de materias".