¿De qué manera el deseo de un niño de «buena calidad» conduce al aborto?

Cuando se plantea como principio que un ser puede ser admitido a la existencia porque es objeto de deseo, se plantea necesariamente que un ser puede ser privado de la existencia porque no es objeto de deseo.

El niño no deseado puede ser eliminado solo porque no es deseado. El niño no conforme con la calidad que se requiere puede también ser eliminado solo porque no presenta tal calidad.

Esto es lo que explica por qué las «indicaciones» del aborto tienden a diversificarse y a multiplicarse. La multiplicación de las indicaciones «eugenésicas» u «ortogenésicas» de aborto son el corolario de una visión que reduce al niño a un objeto de deseo.

blint.gif (141 octets) Página siguiente

blint.gif (141 octets) Página anterior "El niño no nacido".

blint.gif (141 octets) Página anterior "Indice de materias".