¿No reforzaron algunos factores económicos la influencia perversa de este vitalismo irracional?

Después de la Primera Guerra Mundial, Hindenburg instauró en Alemania una economía forzada, estrictamente reglamentada. La aplicación de esta reglamentación fue confiada a una red de burócratas omnipresentes.

Es particularmente por esta vía como el mariscal abrió el camino a Hitler -cuyo pensamiento estaba, por otro lado, lleno de vitalismo irracional. Nombrado canciller por Hindenburg en 1933, Hitler tenía a su disposición el aparato burocrático creado para regentear la economía y, aprovechando la organización que controlaba la vida económica, no tuvo ningún problema para controlar a toda la sociedad.

canards.gif (6036 octets)

blint.gif (141 octets) Página anterior "Eutanasia".

blint.gif (141 octets) Página anterior "Indice de materias".