¿El derecho de abortar, el derecho para las mujeres de disponer libremente de su cuerpo no es acaso una reivindicación esencial del feminismo?

El colmo del «machismo» es que los hombres se apoderen de la inteligencia y de la voluntad de las mujeres llevándolas a convertirse en objeto de consumo sexual.

a) Este mismo «machismo», interiorizado por las mujeres, las inclina por otro lado a desear su «hormonización», su mutilación, incluso su «desmaternización» es decir, la neutralización de su inclinación materna. De hecho, en ciertos medios ocurre lo mismo con la esterilización, como en varios países de Africa o del Medio Oriente, con la amputación: ¡las mujeres que son esterilizadas acaban por señalar con el dedo a las que no lo están!

b) Bajo la presión del movimiento neo-malthusiano, las mujeres del siglo XX han renunciado a la «ventaja comparativa» que tenían desde el umbral de los tiempos en relación con los hombres. En efecto, desde que el mundo es mundo, las mujeres guardaban el secreto de la fecundidad. En el curso del presente siglo, han consentido en renunciar a este privilegio y en alienarse. Comparten con los hombres la conducta de su fecundidad o abandonan a éstos el cuidado de dominarla.

blint.gif (141 octets) Página siguiente

blint.gif (141 octets) Página anterior "La mujer: esposa y madre".

blint.gif (141 octets) Página anterior "Indice de materias".