Para protegerse, ¿una sociedad no puede dejar de lado ciertas prohibiciones?

Hay que notar que, muchas veces, una prohibición no es más que la vertiente negativa de una voluntad positiva de proteger un valor o a individuos más débiles. La prohibición de robar es el reverso de la voluntad de proteger el bien ajeno.

En toda sociedad, hay que saber identificar las transgresiones, sin lo cual se regresa a la jungla. Es necesario que haya prohibiciones, barreras, y que sean conocidas. Se deben encender las luces preventivas. Siendo los hombres lo que son, estas prohibiciones serán con toda certeza infringidas, pero sabremos que vamos contra un bien, que transgredimos ese bien.

Lo que es perverso en la liberalización y la despenalización del aborto es que la ley positiva suprime las barreras. Más grave aún: la transgresión es presentada como un derecho, incluso un bien legítimo.

De esto se deriva que categorías enteras de individuos humanos se substraen a la protección de la ley. ¿Es esto un buen augurio para la sociedad futura?

blint.gif (141 octets) Página siguiente

blint.gif (141 octets) Página anterior "La legislación".

blint.gif (141 octets) Página anterior "Indice de materias".