El hecho es que hay abortos clandestinos. Entonces, ¿no es mejor legalizarlos para disminuir su número?

a) Es cierto que el número de abortos clandestinos ha sido inflado para causar miedo y para hacer cambiar la ley. ¿Cómo se sabe?

- Hay declaraciones de médicos que han practicado abortos; B. Nathanson, por ejemplo, estima que el número de abortos clandestinos en Estados Unidos ha sido considerablemente exagerado.

- Por la constatación del efecto de la ley sobre las tasas de natalidad, que caen después de la legalización.

b) La experiencia francesa - al lado de la de otros países donde el aborto ha sido liberalizado - muestra que la ley Veil-Pelletier no hizo desaparecer los abortos púdicamente llamados «no censados». Según algunas estimaciones, dichos abortos serían aproximadamente tan numerosos como los abortos censados. Es decir, que su número no ha disminuido.

La instalación de una mentalidad abortiva incita inevitablemente a las mujeres a practicarse abortos por motivos y en momentos no previstos por la ley, por lo tanto, clandestinos y «en malas condiciones». Esto se comprende fácilmente, ya que en democracia prohibir no tiene sentido si no se prevé la sanción. Una despenalización contribuye inevitablemente a crear una mentalidad abortiva que multiplica el número de abortos legales y clandestinos. De este modo, en la antigua Unión Soviética se había llegado a veces a situaciones en que había más abortos que nacimientos.

blint.gif (141 octets) Página siguiente

blint.gif (141 octets) Página anterior "La legislación".

blint.gif (141 octets) Página anterior "Indice de materias".