¿La actitud de esos ricos es compartida por todos los ciudadanos de los Estados Unidos y de las democracias occidentales?

En los Estados Unidos, incluso más que en Europa, los movimientos por el respeto a la vida humana son cada vez más activos y se organizan cada vez mejor. Gracias a ellos se opera una concientización análoga a la que se observó en el siglo XIX a propósito de la cuestión social. En ese momento, una minoría de ciudadanos fue sensibilizada a la miseria inmerecida de la clase obrera. Actualmente, un número cada vez mayor de ciudadanos, y por ende de políticos, se sensibiliza al desprecio inmerecido del que la vida humana es víctima en todo el mundo.

Tanto en el plano nacional como mundial, estos grupos «concientizados» se organizan y articulan sus acciones. Su eficacia crece de manera temible sobre diferentes planos. En el plano económico, estos grupos enseñaron a las grandes firmas farmacéuticas que producen drogas abortivas y/o esterilizantes que el arma del boicot era de tomar en serio. En el plano político estos mismos grupos llevaron a los últimos presidentes de los Estados Unidos a cortar las subvenciones gubernamentales destinadas a financiar campañas de aborto en el Tercer Mundo, y a nombrar en la Suprema Corte jueces conocidos por su determinación de poner el derecho al servicio de la vida de los inocentes. El Presidente Clinton, quien en esos puntos ha roto con sus predecesores, deberá cada vez más tener en cuenta a esos grupos.

blint.gif (141 octets) Página siguiente

blint.gif (141 octets) Página anterior "Las organizaciones internacionales".

blint.gif (141 octets) Página anterior "Indice de materias".