En el fondo, ¿quiénes son los verdaderos responsables y los verdaderos instauradores del totalitarismo contemporáneo?

Esta pregunta crucial debe en efecto ser planteada. Podemos por ejemplo francamente interrogarnos sobre la buena fe de ciertos gobiernos occidentales que ponen a la disposición de dirigentes chinos armas anti-vida de las que, como todos sabemos a ciencia cierta, por razón misma del régimen comunista, Pekín hará uso coercitivo y generalizado1. ¿Cómo dudar que estos gobiernos estén sumergidos en el totalitarismo y que las manos de sus responsables estén manchadas de sangre?

Más todavía, ¿cómo dudar que estos mismos gobiernos sean además capaces de censurar las organizaciones internacionales y de servirse de ellas para imponer su concepción muy particular del nuevo orden económico mundial?

________________________________________________

  1. El caso de China fue estudiado por uno de los mejores especialistas mundiales de la demografía de ese país, John S. Aird, Foreign Assistance to Coercive Family Planning in China. Response to Recent Population Policy in China [by Terence Hull], (Camberra), 1992.

blint.gif (141 octets) Página siguiente

blint.gif (141 octets) Página anterior "Las organizaciones internacionales".

blint.gif (141 octets) Página anterior "Indice de materias".