A menudo se evoca una campaña proveniente de gente rica y poderosa que se ocupa de limitar la población mundial pobre con el fin de no ser obligada a compartir sus riquezas. ¿No es ésta una visión un tanto sombría de la sociedad y del porvenir del mundo?

Basta leer publicaciones especializadas, accesibles al público en general, para darse cuenta de los medios enormes desplegados por los países ricos para «contener», es decir, reducir, la población pobre1. Algunas publicaciones del mismo origen exponen igualmente, con claridad despiadada, la escandalosa concentración de riquezas. Sin embargo, se asegura que el Sur hace pesar una amenaza sobre el Norte.

Sin negar la complejidad de los problemas, se puede decir que la ayuda al Sur es a menudo condicionada por la aceptación de campañas antinatalitas, cultural y moralmente ofensivas. Algunos proponen incluso que el Tercer Mundo acepte el control de su población a cambio de una renegociación de su deuda. Los ricos ponen decididamente más ardor en luchar contra los pobres que contra la pobreza misma.

___________________________________

  1. Ver por ejemplo Inventory of population Projects in Developing Countries Around the World. 1990/91, publicado por el United Nations Population Fund, New York, 1992.

blint.gif (141 octets) Página siguiente

blint.gif (141 octets) Página anterior "Las organizaciones internacionales".

blint.gif (141 octets) Página anterior "Indice de materias".