¿Cuesta creer que una institución tan prestigiosa como la ONU dé su aval a políticas de «contención» demográfica que incluyen la práctica del aborto?

Desde la Carta de San Francisco (1945), se sabe que la ONU es una organización interestatal compuesta de Estados soberanos. Ahora bien, en materia demográfica y médica, las instituciones especializadas de la ONU se comportan cada vez mas como si la ONU fuera una organización supraestatal, es decir, con autoridad sobre los Estados soberanos que son miembros de ella. Cuidándose bien de teorizar, la ONU está practicando una nueva versión de la doctrina de la soberanía limitada. Abandona poco a poco su papel de órgano de dialogo y de concertación para transformarse en órgano directivo, que tiende a limitar la soberanía de sus Estados miembros.

Se trata aquí de un abuso de poder caracterizado. Por medio de la política demográfica que discuten, sugieren y ponen en obra, las instituciones especializadas de la ONU inducen una mutación en la naturaleza misma de esta organización. Tienden a hacer de la ONU una autoridad supranacional al servicio de un gran mercado mundial, de un «nuevo orden mundial».

Indices convergentes e inquietantes hacen creer que la ONU, con sus agencias especializadas, se está transformando en una inmensa máquina manipulada por los Estados más ricos del mundo, empezando por los Estados Unidos, para estructurar y ejercer en su provecho un gobierno mundial.

blint.gif (141 octets) Página siguiente

blint.gif (141 octets) Página anterior "Las organizaciones internacionales".

blint.gif (141 octets) Página anterior "Indice de materias".